El querer saber es un proceso de humanización, de allí surge la preocupación estética que supone la reflexión ontológica y antropológica al mismo tiempo.


El querer saber es un proceso de humanización, de allí surge la preocupación estética que supone la reflexión ontológica y antropológica al mismo tiempo.

La antropología no solo es el estudio del hombre en los campos de la biología, es el de la sociología y el de la cultura. Estas dimensiones de estudio se consideran como dimensiones de una amplitud que engloba el término. El conocimiento de este tema está, en general, organizado de modo en que indican que se deben escoger previamente aspectos dentro de esa definición como pueden ser la antropología en el campo de la sociología, aspectos que hacen referencia directa al hombre cómo ser que intercambia y se comunica con los otros.

Donde nos da la posibilidad de entender el término tratado en este asunto como una forma para entender y conocer los asuntos referentes a lo que se conoce como la diversidad de culturas, o sea, la demanda de las respuestas para que podamos entender lo que representamos reflejándonos en otro, una manera de saber colocar en la frontera de muchos mundos, sean ellos sociales o culturales, para ello abriendo caminos entre estos mundos. Sintiendo, actuando y reflexionando sobre todos los detalles que nos indiquen que somos iguales entre nosotros, detalles que nos expliquen sobre la pregunta que nos dé una respuesta sobre nosotros, los seres humanos.

El ser humano, como ser vivo y presente desde los inicios de la historia conocida en la actualidad, es portador de algunas características que lo hacen diferente, distinto de otros seres como, por ejemplo, los animales irracionales. El hombre, claro está, es un ser diferente con respecto a la naturaleza que lo rodea. Las invenciones y el progreso, el lenguaje formulado como forma de comunicación y la conciencia de sus actos, lo hace una criatura diferente. Las emociones sentidas y expresadas, la necesidad de tener una religión, la política, las comunidades y la socialización del hombre, entre otros aspectos, indican que el hombre dentro de lo que es la antropología, está en una dimensión diferente y que corresponde a la formación al desarrollo a lo largo del tiempo.

Las costumbres y la manera de actuar del ser humano dentro de cada una de sus culturas, antropológicamente, fortalece el concepto del término y ayuda a los especialistas en la materia, conocer y difundir la antropología como un estudio complejo, pero perfectamente explicable dentro del mismo.

La comunicación proviene del término latín "communis", que significa común, por lo que al comunicarse se establece algo común con alguien. La comunicación como concepto es un proceso de interacción social a través de símbolos y sistemas de mensajes que producen como parte de la actividad humana. La comunicación es una actividad inherente a la naturaleza humana que implica la interacción y la posición común de mensajes con significados a través de diversos canales y medios para influir de alguna manera en el comportamiento de otros y en la organización y desarrollo de los sistemas sociales. Se considera la comunicación como un proceso humano de interacción de lenguajes que encuentran más allá de la transposición de la información. La comunicación más es un hecho sociocultural que un proceso meramente mecánico.

La comunicación puede pasar a ser un campo animado de investigación y teoría. Es una de las más activas encrucijadas en el estudio profundo del comportamiento humano el cual es perfectamente comprensible, ya que la comunicación es un proceso social considerado fundamental. Sin la comunicación, no existirían los grupos humanos ni las sociedades. Difícilmente se puede teorizar o proyectar una investigación en cualquier campo del comportamiento humano, sin hacer algunas suposiciones acerca de la comunicación humana. La comunicación e integración representan la esencia del desarrollo no sólo para el ser humano sino también para una estructura organizacional.

Continuando la conceptualización de la comunicación nos encontramos con que la misma es un conjunto de técnicas y actividades que buscan la fluidez de mensajes entre los miembros de una organización, así como entre ésta y su medio, afectando opiniones, actitudes y conductas, tanto para los receptores internos como externos a la misma, para poder alcanzar con la mayor eficacia sus objetivos, basándose en la investigación para conseguir las oportunidades en las diferentes áreas en función del conocimiento de las problemáticas y de distintas necesidades en la socialización.

Donde la socialización es el proceso por el cual las personas incauta e internalizan las normas y valores que prevalecen en la sociedad en que viven y lo hacen en la cultura específica que detiene. También, podemos entender la socialización como el proceso de concientización realizado por un individuo sobre la estructura social que está inserido.

Cuando hablamos de Reflexión Ontológica

La Ontología es una de las disciplinas más importantes dentro del campo filosófico, que trata del ser en un sentido general y de sus propiedades más trascendentales.

La ontología llamada también teoría del ser, trata del estudio de todo lo que es, como es, y lo que es posible, ocupando la definición de lo que es el ser y lo que no es, y del establecimiento de las categorías fundamentales, o de los modos generales de ser que tiene las cosas partiendo del estudio profundo de sus propiedades, estructuras y sistemas.

Entre otras cuestiones, la ontología se centraliza en cómo los entes pueden ser clasificados de manera determinada, dentro de una jerarquía y subdivididos de acuerdo con las similitudes y las diferencias que presentan. Dentro de estas entidades pueden ser citados los objetos, las personas, los conceptos, las ideas, entre otras.

En un sentido general, podemos decir que la ontología trata de las concepciones de la realidad, sus relaciones y características.